Plan de Fomento a la Lectura


Nuestro Colegio está llevando a cabo el Plan de Fomento a la Lectura, para ello los alumnos participarán en diferentes actividades en el colegio, pero es imprescindible la colaboración de las familias para que el Plan sea una realidad.

RECOMENDACIONES PARA LOS PADRES Y MADRES QUE QUIEREN A SUS HIJOS LECTORES:

Para contribuir a que su hijo guste de la lectura, tenga presente y ponga en práctica, siempre que le resulte posible, las siguientes recomendaciones:

  • El libro debe ser visto en el hogar como un objeto valioso, preciado, importante. Utilice libros como premio, como regalo para estimular al chico.
  • Si usted no lee, le resultará difícil convencer a un niño de que leer es algo útil y agradable. Si se encuentra usted en ese caso, ¿por qué no trata de descubrir, junto con su hijo, el encanto de la lectura. Si los pequeños los ven es más fácil que valoren la lectura y la perciban como actividad cotidiana.
  • Cada persona tiene sus gustos y que no todos los libros tienen por qué interesarle. Ni siquiera si es un buen lector.
  • Es bueno favorecer cualquier tipo de lecturas adecuadas a su edad y capacidades, desde cómics a revistas infantiles, y no transmitir nunca la impresión de que leer es una pérdida de tiempo o una actividad tediosa.
  • Nunca compare las habilidades de su hijo como lector con las de otros niños que a su juicio lean más rápido y mejor. Cada lector tiene su ritmo y sus peculiaridades, ¿Por qué ponerlos a competir entre sí? Unos aprenden a leer primero, y otros después; a unos les cuenta más, a otros menos. No interrumpa al niño cuando lea en voz alta para hacerle correcciones: al contrario, felicítelo por sus avances.
  • Es recomendable que exista un rinconcito dedicado a los libros en la casa. Invite a su hijo a que coloque sus libros en uno de los estantes, junto a los de las personas mayores. Enséñele a cuidarlos y valorarlos. Si un libro se estropea, invítelo a repararlo juntos.
  • Haga que su hijo le acompañe a sus visitas a librerías y bibliotecas.
  • Al seleccionar un libro para su hijo, recuerde que el principal criterio será el placer que pueda experimentar al leerlo.
  • Aunque su hijo ya sea capaz de leer por sí mismo, no pierda la costumbre de leerle en voz alta. A todos, aunque seamos adultos, nos agrada escuchar cuentos y versos.
  • Comente sus lecturas con el niño. Háblele acerca del libro que está leyendo y pídale que él le cuente, a su vez, acerca de lo que lee. Ese diálogo será muy fructífero y enriquecedor.
  • Cuando el niño termine alguna lectura, nunca lo someta a un interrogatorio o examen. Mejor busque un momento oportuno para conversar con él sobre el libro, cuál es el personaje que más le ha gustado y por qué, qué haría si se viera en esa situación, etc.; es decir, compartan impresiones y criterios. También pueden hacer dramatizaciones, imitar las voces de los distintos personajes acerca de lo que sucedió en ese universo de ficción más allá del punto final del autor.

Estrategias para que los padres y madres colaboren en la motivación lectora:

  • Acompañar al niño a la biblioteca pública más próxima, “fisgonear” en ella, tramitar el carnet de socio y tomar un libro en préstamo para, finalmente, devolverlo en la fecha indicada.
  • Visitar una librería con una buena oferta de literatura infantil y juvenil, asignarle un presupuesto (15 o 25 €, por ejemplo) y dejarle que elija el libro que más le atraiga. Después, podemos comentar las razones de su elección y resaltar aspectos positivos: un título o tema que induce a la lectura, las ilustraciones divertidas, etc.
  • Con el mismo objetivo cabe visitar ferias de libros que suelen organizarse anualmente en muchas localidades en determinadas fechas, como el día del libro.
  • Asociar el acto de leer a muchas labores cotidianas. Por ejemplo, el niño puede participar en las siguientes tareas:

–          Ayudar a escribir la lista de la compra y a revisarla en la tienda o el supermercado, o descubrir los ingredientes y pasos de una receta de cocina mientras se elabora.

–          Consultar la programación televisiva para escoger qué quiere ver, a decidir qué película escogemos para una tarde de sábado o de domingo, leyendo las sinopsis que ofrecen algunos cines o la cartelera de muchos periódicos.

–          Revisar un mapa de carreteras o el plano de una población cuando queremos saber el lugar en el que nos hallamos, cuál será el próximo pueblo o calle que nos encontraremos, o a cuántos kilómetros o manzanas estamos de nuestro destino.

–          Leer en alto y comentar noticias curiosas o las instrucciones de un electrodomésticos al ponerlo en marcha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s